PERDONA QUE TE DIGA PERO TU ERES GILIPOllas

Escrito por kanistero 14-01-2014 en General. Comentarios (0)

Cuentan los modernos y progres oficiales que correo por ahí una historia contada por todos ellos. La cuenta Luis Felipe alegre, dicen que la contaba Labordeta... en fin, que entre ellos es muy conocida. Unos dicen que era Saura, otros que Borau, pero bueno, la historia es la misma y la usan para reflejar el carácter aragonés.

Bueno, dicen que Saura (o Borau o pon el nombre que quieras) vuelve a su pueblo (o a Zaragoza, es lo que tienen estas historias, que admiten variantes) y una paisana de su pueblo le dice. -La última película, ein, bueno, ¡flojica, eh! Y al cabo de poco tiempo esa película es reconocida por público y crítica. Se refieren a que ese -¡flojica,eh! representa muy bien el espíritu aragonés, el no reconocer el mérito al próximo, el no querer reconocer que es mejor en algo en nosotros.

Este finde tuve que estar en las Urgencias de la Casa Grande con un familiar (por cierto, que no las vi colapdsadas como dice la prensa, otras veces he visto más camas cruzadas). En la sala de espera tenía próximos varios señores y señoras mayores ( de 70 y más años) hablando entre ellos. El que llevaba la voz cantante decía que no entendía porqué tenía que pagar zona azul, que ya pagaba impuesto de circulación, contó como otro conocido no pagaba el impuesto de circulación porque el coche estaba a nombre de su mujer minsválida. Contaba que ya no iba al pueblo. Eran de la zona de Cariñena, contab que hace tiempo para ba en Herrera de los Nvarros, en Aguilón y otros pueblos más de la zona porque tenía mucha familia, pero que hace años que no iba porque solo tenía un primo en uno de esos pueblos.

Hablaban del apracamiento, de lo caro que es el aparcamiento vigilado que hay cerca de Urgencias, de que no entendía la razón por la que había que pagar en los aparcamientos en las paradas de tranvía, en fin, solo hablaba él.

De pronto uno de los otros cablleros (yo creo que era su cuñado) le dice que él paga el impuesto de circulación en Zaragoza y el de la voz cantante le espeta: -Perdona que te diga pero tú eres gilipollas.

-¿No tienes casa en el pueblo? Pues pones el coche allí y pagarás la mitad. Yo es lo que hago.

Puff, en ese momento estaba solo. Donde esta mi abuela ingresada no se podía estar y el otro familiar que estvab conmigo se había ido fuera a hablar por el móvil. Tuve una taquicardía y todo, a punto estuve de levantarme y decirle al otro señor. -De gilipollas nada. Usted hace las cosas bien y si todo el mundo hiciese lo mismo poco a poco irían cambiando las cosas. Porque ya que desde arriba no cambia nada y son unos chorizos y unos corruptos si desde abajo cambian las cosas a la larga tendrán que cambiar los de arriba.

Y hasta me levanté de la silla para decírselo, no hace mucho lo hubiese hecho, pero ya he contado otras veces que ando mucho menos guerrillero que de costumbre.